Disminuir las secuelas de la cirugía en cáncer de ovario

El cáncer de ovario es el que peor pronóstico tiene entre los tumores ginecológicos. Su tratamiento comprende cirugía y quimioterapia, siendo la intervención compleja y con potenciales secuelas para las pacientes. Esta investigación quiere estudiar la técnica del ganglio centinela para validarla y operar a las pacientes con una técnica de mínima invasión, reduciendo las consecuencias derivadas de la intervención.

Un ganglio linfático centinela es el primer ganglio linfático a donde las células cancerosas tienen más probabilidad de diseminarse desde un tumor primario. En los últimos 20 años el ganglio centinela ha sido introducido en el manejo quirúrgico de tumores ginecológicos (cáncer de cérvix, endometrio) con buenos resultados y en tumores de mama y vulva forma parte del tratamiento. Sin embargo, en el cáncer de ovario no y este es el primer ensayo clínico realizado con este objetivo.